Cuando la comida es una adiccion...

Entre 16 y 51 por ciento de los pacientes con sobrepeso y obesidad que acuden a consulta presentan trastorno por atracón. Comer compulsivamente es un trastorno de la conducta alimentaria. Cuando están en presencia de otras personas, los afectados se alimentan poco, o no lo hacen, pero a solas se dan atracones que les hace sentir culpa por su falta de control y vergüenza por la ganancia de peso corporal. El paciente con TA no es forzosamente obeso.

Hasta el momento se estima que en México su prevalencia es de 1.6%, de los cuales 60% son mujeres y 40% hombres, esto lo hace una enfermedad, a diferencia de la bulimia o la anorexia, casi igual de común para ambos sexos, también pertenecen a cualquier nivel socioeconómico y de todas las edades, aunque es más común en adultos.

Algunos factores personales, sociales, cognitivos y neurológicos pueden contribuir a una desregulación emocional que produce malestar y ansiedad; en consecuencia, algunas personas buscan la regulación a través de la comida, que les provee sensaciones momentáneas de tranquilidad, satisfacción y bienestar, pero después se sienten culpables y se eleva su frustración, y así se convierte en un círculo vicioso.

El TA no es una decisión del paciente, es algo mas complejo que el simple hecho de decidir tenerlo o no tenerlo, incluso implica alteraciones neuro bioquímicas a nivel cerebral, así como detonantes del medio como depresión y ansiedad, además de patrones inconstantes de su alimentación. Algunos tienen antecedentes de dietas que no siguieron con éxito, problemas de impulsividad o conflicto en la resolución de problemas. A diferencia de la bulimia, en donde también hay atracones, el comedor compulsivo no tiene conductas compensatorias como provocarse el vómito; utilizar laxantes, diuréticos y enemas; o hacer ayunos prolongados o ejercicio excesivo.

En Reduit Medicamente estamos comprometidos con tu salud integral.